Los 8 errores más comunes al vender una vivienda

Dec. 19, 2023 Haydeé Carrasco

Vender una vivienda no es una tarea fácil.   

Es un procedimiento al que hay que dedicarle bastante tiempo y se debe contar con unos conocimientos mínimos. Un vendedor inexperto o poco informado no genera confianza a los compradores.


Te ayudamos a identificar lo errores mas comunes:


1 Desconocer el mercado y establecer un precio de venta demasiado alto.

Es muy importante conocer el mercado para establecer un precio adecuado y aunque la vivienda que se va a vender es un bien muy preciado, hay que concienciarse de que el precio de venta debe ser razonable y estar acorde con el contexto socio-económico presente.

Establecer un precio demasiado elevado es un error, incluso si se hace para luego negociar a la baja, ya que si no se estudia lo suficiente, ese coste establecido estará fuera de mercado, provocando que potenciales compradores descarten la vivienda por no estar dentro de su rango de precio.

 

2 No saber negociar con la gente implicada.

La venta de una vivienda implica la negociación con una serie de personas y la defensa de los propios intereses ante las peticiones de cada una de ellas. Habrá que entablar contacto con: el comprador, el agente del comprador, el abogado del comprador, la empresa de certificación de venta, el banco del propietario o del comprador (en ocasiones) e incluso con los falsos compradores.

También habrá que enseñar la casa en varias ocasiones y atender a los interesados cordialmente y adaptarse a sus horarios.


3 No saber detectar a los compradores potenciales

Los particulares no tienden a investigar a los posibles compradores y desconocen su capacidad económica, necesidades de vivienda, etc. Algunas personas pueden entrar a visitar la casa y ni siquiera se identifican.

Además, cada comprador es diferente y plantearán sus cuestiones. El propietario debe saber responderlas y estar al tanto de las fases del proceso de venta.

 

4 No conocer cuestiones legales ni referentes a los contratos.

No se puede poner una casa a la venta sin antes informarse de todo lo relacionado con las cuestiones legales y los contratos. Muchos compradores no aceptan el acuerdo porque el contrato que propone el propietario no les aporta ninguna confianza.

Hay muchas cláusulas que se deben tener en cuenta en un contrato de compraventa, además de cuestiones hipotecarias, posibles herencias, plusvalías y otros impuestos.

 

5 No saber cómo preparar la vivienda para la venta y no pensar en ella como un producto.

En cada sector, los comerciantes tratan por todos los medios presentar su producto de la manera más atractiva posible. La presentación de la vivienda es una de las claves (limpieza, decoración, estado…)

Algunos propietarios desconocen técnicas de venta y marketing y cómo aplicarlas y no tienen en cuenta que puede ser necesario invertir para poner la vivienda a punto para la venta.

Se aconseja no vivir en la casa que se pretende vender.

 

6 No dedicarle el tiempo suficiente.

Los procesos de venta pueden durar desde unas pocas semanas hasta meses y es necesario dedicarles el tiempo adecuado a cada fase.

 

7 No saber cómo difundir el anuncio del inmueble ni aprovechar las nuevas tecnologías y herramientas.

Limitarse a hacer fotografías con el móvil y publicarlas en portales gratuitos o en las redes sociales no es suficiente. La mayoría de las imágenes tomadas de esta forma tienen una calidad cuestionable y un mal procedimiento puede afectar a la venta.

Al realizar fotografías, hay que prestar atención aspectos como la iluminación, el ángulo, el encuadre… ¡Una imagen vale más que mil palabras! Y el uso de las redes sociales y los portales conlleva tener, al menos, los conocimientos a nivel usuario y unas nociones mínimos de redacción y descripción enfocadas a la venta.

 

8 No saber cómo cerrar la compraventa.

Muchos propietarios desconocen que antes de cerrar la compraventa hay que tener en cuenta: que la supervisión técnica de la vivienda haya sido satisfactoria, que el contrato debe ser aprobado por la parte compradora, que se debe comprobar que el comprador tenga solvencia y que debe hacerse el cálculo del coste de los impuestos y de notaría.



Tener el apoyo y el asesoramiento de profesionales puede ser muy eficaz, aunque se tenga que invertir en ello. 

 

En definitiva, un particular puede optar por vender su vivienda, pero encontrando a los profesionales adecuados tendrá un buen asesoramiento que después se reflejará de manera positiva en los resultados.